Es posible que no todos seamos unos fenómenos de las matemáticas, pero en lo que se refiere a economía doméstica y cómo hacer malabarismos para llegar bien a fin de mes… en eso no hay quien nos gane, ¿verdad?

Quizá por esa razón ya te has decidido a ponerte manos a la obra, porque una de las cosas que más “miedito” nos da, es recibir la odiosa factura de la luz. ¡Qué momentazo! Es cuando te acuerdas de los fines de semana metido en casa, de las luces que le has dicho mil veces a tus hijos que no se dejen encendidas, de ese libro que te tiene enganchado hasta las tantas…

O quizá seas de los que pasan mil horas en su negocio o comercio, de los que abren a primerísima hora y aguantan hasta las tantas y media… y siempre con las luces encendidas porque sabes de la necesidad de trabajar en condiciones y dar una buena atención y sensación a tus clientes.

Sea el caso que sea, seguro que a estas alturas ya conoces los beneficios de usar bombillas LED en lugar de bombillas incandescentes, halógenas, tubos fluorescentes o incluso de bajo consumo. Pero claro, no queremos perder ni un poquito de la luminosidad que cualquiera de estos tipos de iluminación nos ofrece.

Para ayudarte, hemos preparado esta tabla de equivalencia entre bombillas LED y otros tipos de bombillas más convencionales. De esta manera sabrás a ciencia cierta qué potencia de iluminación LED necesitas para que tu casa o negocio luzca sin carencias.

Esperamos que te resulte interesante y te solucione cualquier duda que te pueda surgir al respecto.